TRASTORNO DEL

 DEL ESPECTRO AUTISTA

(AUTISMO)

¿Qué es el autismo?

El autismo, o trastorno del espectro autista (TEA), se refiere a una amplia gama de afecciones caracterizadas por desafíos con habilidades sociales, comportamientos repetitivos, habla y comunicación no verbal. Según los Centros para el Control de Enfermedades, el autismo afecta a aproximadamente 1 de cada 59 niños en los Estados Unidos hoy en día.

Sabemos que no hay un tipo de autismo sino muchos subtipos, la mayoría son influenciados por una combinación de factores genéticos y ambientales. Debido a que el autismo es un trastorno del espectro, cada persona con autismo tiene un conjunto distinto de fortalezas y desafíos. Las formas en las cuales personas con autismo aprenden, piensan y resuelven problemas puede variar desde personas con un alto funcionamiento hasta personas con dificultades cognitivas graves. Algunas personas con TEA pueden requerir un apoyo significativo en su vida diaria, mientras que otras pueden necesitar menos apoyo y, en algunos casos, vivir de forma totalmente independiente.

Varios factores pueden influir en el desarrollo del autismo, y a menudo se acompaña de sensibilidades sensoriales y problemas médicos como trastornos gastrointestinales (GI), convulsiones o trastornos del sueño, así como problemas de salud mental tales como ansiedad, depresión y problemas de atención.

Los indicadores de autismo usualmente aparecen a los 2 o 3 años de edad. Algunos retrasos del desarrollo pueden aparecer incluso antes, y con frecuencia, se pueden diagnosticar a la temprana edad de 18 meses. La investigación ha demostrado que la intervención temprana conduce a resultados positivos a lo largo de la vida de las personas con autismo.

Se han realizado muchas investigaciones para tratar de ayudar a la identificación temprana del TEA en niños pequeños. Se han identificado algunos signos claros que ayudan a los padres a reconocer posibles desafíos de desarrollo en sus propios hijos. Considere a su hijo en términos de los siguientes comportamientos:

• ¿Su niño gira constantemente la cabeza cuando lo llama por su nombre?

• ¿Su hijo hace contacto visual directo con usted tanto como otros niños?

• ¿Mira su hijo los juguetes que le muestra?

• Cuando juega con su hijo, ¿le sonríe a menudo?

• ¿Utiliza su hijo gestos para comunicarse con usted (por ejemplo, señalar, agitar, mostrar objetos y alcanzar)? Si es así, ¿usa el contacto visual al mismo tiempo que usa un gesto?

• ¿Su hijo intercambia sonidos (o palabras) con usted de un lado a otro?

Muchos niños de desarrollo típico utilizarán la mayoría de estos comportamientos sociales a los 12 meses aproximadamente. Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que existe una gran variedad en la forma en que los niños se desarrollan en los primeros tres años de vida. Muchos niños que parecen retrasados ​​a los 12 o 18 meses se pondrán al día con sus compañeros a los 36 meses y continuarán desarrollándose normalmente. Algunos niños que muestran retrasos significativos en todos los comportamientos anteriores pueden recibir un diagnóstico de TEA más adelante en la vida, si el camino del desarrollo permanece sin cambios.

Otros signos que pueden indicar un desafío para el desarrollo son:

• Una insistencia inusual en la rutina.

• Preferencia por estar solo o distante.

• Una resistencia a ser sostenido o tocado

• Girar objetos o intereses sensoriales inusuales en los objetos (por ejemplo, mirar objetos, oler o lamer artículos no alimenticios, ver cómo caen los objetos)

• Participar en movimientos motores repetitivos (por ejemplo, correr en círculos, saltar más de lo habitual)

• Repetir palabras o frases.

• Riendo, llorando o mostrando angustia sin razón aparente.

• No responde a las instrucciones verbales a pesar de la prueba de audición normal.

Cada niño es único y sigue su propio camino de desarrollo. Es importante que los padres estén al tanto de los posibles signos de TEA para que puedan comenzar a cambiar la vía de desarrollo, para volver a la normalidad lo antes posible. Si le preocupa el desarrollo de su hijo, busque ayuda ( lea Diagnóstico / detección) de inmediato; no hay riesgo en aprender a facilitar el desarrollo social de un niño. Las vías de desarrollo son dinámicas, es decir, cambian en respuesta al entorno social (y físico): puede cambiar la vía de desarrollo que su hijo sigue actualmente (Lea tratamientos para el autismo).

¿Qué hacer si ve estos signos?

Si ve algunos de estos signos en su hijo, es importante saber que en los niños pequeños, existe un rango muy amplio de lo que se considera desarrollo normal. Su hijo puede no tener autismo. Sin embargo, si le preocupa, lleve a su hijo a un profesional y descríbale los comportamientos que está viendo. Dígale en detalle los tipos de cosas que ha visto en su hijo que le preocupan.

Cuando un niño es muy pequeño (menor de 3 años), a muchos padres que plantean inquietudes a menudo se les dice cosas como "crecerá" o "solo estás siendo sobreprotector", que a veces es el caso. Sin embargo, los padres conocen mejor a sus hijos y si está viendo cosas que lo llevan a sospechar autismo, sea persistente con la profesional hasta que su hijo sea evaluado por alguien que pueda diagnosticarlo o descartarlo. Este proceso puede llevar meses y, en algunos lugares, años, así que NO ESPERE a que se confirme el diagnóstico para comenzar a buscar tratamientos. Incluso si su hijo no recibe un diagnóstico de autismo, si está preocupado por su desarrollo, entonces claramente su hijo tiene algunos desafíos y ciertamente podría beneficiarse de algún aporte adicional.

Pregúntele a su médico y especialistas locales qué tratamientos están disponibles en su área y comience a hacer su propia investigación. Use Internet para comprender más sobre las diferentes opciones de tratamiento disponibles y explore aquellas que tengan sentido para usted. 

 

Durante el proceso de evaluación, es importante que todas las partes involucradas se comuniquen y trabajen en conjunto. La Autism Society of America insta a los padres a usar un modelo de cuatro puntos al pasar por el proceso de diagnóstico.

•    Mantente informado. Aprende lo más que pueda sobre el trastorno de su hijo y cuando hable con profesionales de la salud, haga preguntas y, si algo no está claro, solicite aclaraciones.

•    Estar preparado. Prepárese para reuniones con médicos, terapeutas y personal escolar. Escriba preguntas y preocupaciones y anote las respuestas.

• Ser organizado. A muchos padres les resulta útil llevar un cuaderno con el diagnóstico y el tratamiento de sus hijos, así como las reuniones con profesionales.

• Comunicarse. Es importante garantizar una comunicación abierta. Si no está de acuerdo con la recomendación de un profesional, por ejemplo, diga específicamente por qué no lo hace.

Es importante recordar que no necesita un diagnóstico para comenzar a ayudar a su hijo. Cualquiera que sea el diagnóstico final, es irrelevante para el hecho de que, como padre/madre, usted sabe que su hijo tiene desafíos y desea ayudarlo. No espere a que un diagnóstico comience a buscar formas de alentar a su hijo a crecer.

También es importante que los padres se den cuenta de que, dado que el trastorno del espectro autista aún se está estudiando y entendiendo. La información de diagnóstico y tratamiento puede ser muy diferente de la de los profesionales. No tome el consejo de una persona como la única fuente de información, haga su tarea y encuentre el camino que mejor se adapte a usted y a su hijo hacia el tratamiento.

Diagnóstico para niños

Si su hijo está en el espectro del autismo, obtener un diagnóstico y una mejor comprensión de sus necesidades puede ser algo positivo. Las pruebas de detección están disponibles, pero no deben verse como una alternativa a la evaluación y el diagnóstico adecuados.

Nuestro profesionales de PerteneSer pueden brindarle información sobre el autismo, referencias, saber qué puede esperar que suceda durante la evaluación y también puede averiguar sobre el apoyo que puede obtener antes y después del diagnóstico de su hijo.

Sabemos que este puede ser un momento realmente preocupante, pero es importante saber que no está solo y que estamos aquí para ayudarlo. 

El informe de diagnóstico

El diagnóstico le dirá si cree que su hijo es autista o no. Los informes de diagnóstico pueden ser difíciles de leer y comprender en algunos lugares. Puede llamar al diagnosticador para hablar sobre cualquier parte del informe que no esté clara. El informe debe dar un diagnóstico claro. Frases como "tiene tendencias autistas" no son muy útiles porque implican que un niño no es autista. Esto puede causar problemas al intentar acceder al soporte específico para autismo.

Soporte post diagnóstico

Un diagnóstico de autismo puede ser difícil de aceptar. Es posible que esté lidiando con una afección de la que conoce muy poco e intentando encontrar nuevas formas para que todos vivan juntos y se sientan apoyados. Algunos profesionales ofrecen un servicio de seguimiento, pero lo que incluye varía. Puede significar visitas regulares entre PerteneSer, la escuela y casa para monitorear el progreso de su hij@.

Los invitamos a seguir además nuestro nuevo programa de habilidades sociales basado en Lego:

www.terapialego.com

¿qué es?

En PerteneSer diseñamos un programa para evaluar a l@s niñ@s y adultos con signos que concuerden con el trastorno del espectro autista. Este programa nos permite atender mejor las necesidades de padres, madres e hij@s, utilizando pruebas actualizadas y profesionales certificados permitiéndonos brindar diagnósticos completos, objetivos y con validez científica.

¿CUÁLES PRUEBAS UTILIZAMOS?

  • Evaluación completa con ADOS 2 y ADI-R

  • Escala Wechsler de Inteligencia WISC V

  •  Escala manipulativa internacional de Leiter-3

  • Escala para padres y docentes ASRS 

  • Cuestionario de comunicación social SCQ

  • Escala Vineland

  • Otros instrumentos especializados y actualizados.

PerteneSer® 2020 - PYME 100% Costarricense

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
  • Whatsapp